¿Quieres acelerar las actividades dentro de tu empresa? Sí, mover, cargar, apilar y transportar es parte de los movimientos normales de tu negocio es momento de hablar de un montacargas.




Este tipo de maquinaria de elevación es crucial para todas las empresas medias y grandes ya que su uso se traduce en ahorro de horas hombre y dinero. En el mercado hay dos grandes categorías de montacargas: de combustión interna y eléctricos.




¿Por qué es importante saber las diferencias? Todo cae en el ahorro económico y la utilidad para tu empresa, ya que son muy distintos, desde el tiempo de vida hasta la carga que aguantan.




¡Conoce más sobre las diferencias y ventajas de cada uno!




Montacargas eléctrico



Ventajas




  • Mantenimiento de bajo costo
  • No genera emisiones contaminantes, son amigables con el medio ambiente
  • Hay modelos que se pueden utilizar en exteriores, lo ideal solo es al interior
  • Trabajo silencioso debido al motor
  • Trabajan mejor en una superficie plana
  • Necesitan cargas de energía, todo dependerá de la capacidad de la batería




Desventajas




  • El costo de estos modelos de montacargas es mayor, tanto a la venta como renta
  • Tiempo de trabajo dependerá de la capacidad de la batería, al igual que desempeño y tiempo de vida
  • No todos los modelos se pueden utilizar al exterior, dependerá del tipo de suelo



Montacargas combustión interna



Ventajas




  • Los costos de inversión y combustible los hace modelos económicos
  • Siempre están disponibles para trabajar
  • El tranque de combustible dura un día o más de trabajo que los eléctricos
  • Se puede utilizar en todo tipo de suelo
  • Hay modelos para utilizar en interiores, por el tipo de combustible lo recomendable es solo al exterior



Desventajas




  1. Se debe utilizar en exteriores por las emisiones que genera
  2. Emite olores debido al combustible
  3. Estos tipos de montacargas son ruidosos por el motor y combustión
  4. Mantenimiento más caro, dependerá del modelo y tipo de refacciones